Mostrando entradas con la etiqueta ALEAS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ALEAS. Mostrar todas las entradas

martes, 27 de diciembre de 2016

EL LIBRO DE NIÑOS Y NIÑAS

El libro Niños y niñas.

‘Niños y niñas‘, de Aingeru Mayor y Susana Monteagudo, publicado por Lit-Era, es un libro que rompe todos los prejuicios a martillazos. 27 rostros reales, que nos demuestran la amplia diversidad que existe en el mundo de la infancia, que cada niño y cada niña es único e irrepetible. Un libro que reivindica la visibilidad y es ideal para trabajar la educación/diversidad sexual y para dar con él en las narices de todos aquellos adultos que se llenan la boca con frases rancias del estilo de: “eso son cosas de niños y eso son cosas de niñas”.
Que nadie se confunda por la portada de este libro. ¿O sí? No estamos ante la última campaña multicolor de Benetton, sino ante la más real y preciosa realidad. La realidad de 27 rostros, 27 nombres y 27 historias que nos van a demoler nuestros prejuicios más profundos. Y demostrar que desde niños y niñas despuntan nuestros ramalazos. Que desde niños y niñas día a día vamos formando nuestra personalidad y demostrando que hemos venido a este mundo a ganarnos el derecho a ser únicos. Un derecho que muchas veces negamos los adultos al marcar con nuestros estereotipos los estilos de los más pequeños. Ideas absurdas que cuestionan que una niña lleve el pelo corto, que un niño elija una muñeca como compañera de juegos o que un niño se sienta más identificado al vestir faldas y tacones que al ponerse un traje de bomberos. Todos los niños y todas las niñas necesitan el juego para aprender. El juego para experimentar, conocerse y descubrirse. Muchas veces son solo etapas, pero otras muchas veces son momentos fijos y decisiones concretas que toman nuestros niños y niñas y que van a contracorriente de la mayoría. Decisiones que los adultos censuramos, que con nuestra intolerancia y actitudes condenamos a la soledad, al aislamiento, a la humillación. Frases que, además de incorrectas y rancias, resultan ofensivas e hirientes. E impiden el avance de nuestra sociedad.

En tiempos donde a los menores se les pixelan los rostros y se les esconde, llega este libro para reivindicar su derecho a visibilizarse. Su derecho a ser niños y niñas. Un derecho que tantas veces negamos, porque los adultos creemos que nuestro trabajo es hacer adultos para el futuro, cuando los niños y las niñas, niños y niñas son.

Un libro que por el norte ya está causando sensación y sensaciones. El Departamento de Educación del Gobierno de Navarra ha pedido a la editorial 900 ejemplares (600 en castellano y 300 en euskera). Así, un buen número de escuelas y bibliotecas navarras van a tenerlo, y miles de niñas y de niños van a poder leerlo.

Al profesor universitario Aingeru Mayor siempre le ha interesado mucho todo lo que tiene que ver con el amor y con los sexos. Por eso lleva tiempo aprendiendo, reflexionando e investigando sobre ello. En la actualidad, aparte de las clases, comparte sus conocimientos en cursos y talleres. Tiene dos hijas, una con vulva y otra con pene, que muchas veces le sacan de quicio, y de ahí que piense que ser padre tiene bastante de locura. Tras conocernos en la presentación de su libro en Madrid, hemos hablado con Aingeru de su libro.

¿Cómo nace la idea del libro?
Los últimos 10 años he realizado labores de divulgación, a través de conferencias y cursos, sobre sexualidad infantil y su acompañamiento. Y algo que vengo constatando es la escasez o incluso diría carencia de materiales de calidad para trabajar la educación sexual y los hechos de diversidad. Los últimos dos años además me he sumergido en el campo de la transexualidad infantil, viendo la absoluta necesidad de crear materiales y recursos que posibiliten la comprensión de esta realidad. Reflexionando sobre ello, observo también la necesidad apremiante de crear materiales donde las niñas y los niños en situación de transexualidad puedan ver a otras niñas y niños como ellos. Que vean que no son el único o la única en el mundo. Que puedan verse reflejados en otros niños, que son reales, que existen. Y mejor aún, que sonríen.

Por ello, el último año me he enredado a través de la Asociación Chrysallis Euskal Herria en la elaboración de un material audiovisual en el que aparecen niñas y niños reales en situación de transexualidad, que verá la luz en enero, y que sigue la senda de un material didáctico en el que se usan ilustraciones titulado Chicas y chicos. Identidad y cuerpo para trabajar la transexualidad infantil en las aulas y que se hizo viral en las redes sociales.

Y mientras estoy trabajando en la creación de esos dos materiales, sueño con un libro de fotografías, en el que enseguida me doy cuenta -tras una conversación con una amiga sobre el proyecto- que lo que quiero es un libro en el que se muestre toda la diversidad, y digo toda entre comillas, porque para ello haría falta hacer un libro con todas las niñas y niños del mundo. Empiezo a soñar un libro en el que aparezcan niñas y niños, donde se vea que cada una y cada uno es diferente, y de esta formulación surge el título. Un libro cuyo foco sea mostrar la diversidad en el hecho de ser niñas y niños.

¿Por qué crees que es necesario este libro?
Creo que es un libro necesario porque no hay ninguno con estas características: que muestre los hechos de diversidad sexual, a través de fotografías reales de niñas y niños reales, que hablan en primera persona. Un libro accesible para cualquier edad, puesto que posibilita muchos niveles de lectura; para quienes no sepan leer aún, se pueden mirar las fotografías, o un adulto puede leer fragmentos o todo el texto… Y con cualquier edad posibilita generar un diálogo muy fértil sobre diversos aspectos del hecho sexual humano, a partir de lo que las imágenes y los relatos de vida que se muestran en el libro inspiran a cada lector en relación a su propia vivencia de la identidad, el cuerpo, las relaciones con otros, las imposiciones de género, etcétera.

¿Por qué un libro con fotografías de niños y niñas reales en estos tiempos donde tanta gente cree que, al publicar sus fotos, vulneramos su derecho a la intimidad?

Los relatos que aparecen en el libro son de niñas y niños reales. Si lo hubiésemos hecho con ilustraciones, se alejaría de la realidad y los relatos dejarían de tener el anclaje en la voz, en la mirada, en el estar de la niña o el niño que habla. Este libro muestra, desde la sencillez de su formulación, la complejidad de la vida real de niñas y niños reales. Este libro es un reflejo de la realidad.

Además, es un libro de fotografías porque es la manera en que se puede convertir en un espejo. Para que cuando una niña o un niño se sienta identificado con alguna anécdota o alguna peculiaridad que aparezca en el libro pueda decir: “Mira mamá, a Candela le pasa como a mí” o “A Unai le gustan las mismas cosas que a mí”, porque Candela es una niña real, Unai es un niño real, como lo es quien está leyendo el libro.

En relación a la intimidad, a lo largo de todo el proceso de elaboración del libro hemos tenido un cuidado exquisito de la intimidad de cada una de las niñas y niños que aparecen en él. Ellas y ellos han decidido qué fotos querían enviar y han contado las cosas que querían contar; han supervisado en cada fase de desarrollo del proyecto lo que aparecía sobre cada uno, pudiendo decidir si con algo no se sentían del todo cómodos quitarlo y cambiarlo, y así lo han hecho (cuestión que en momentos ha significado un trabajo enorme de reelaboración, al tener que cambiar piezas del puzzle que suponía hacer el libro). De esta manera, han sido sujetos de decisión (excepto el bebé recién nacido) en relación a lo que iban a compartir de su intimidad.

Y yo creo que han hecho un acto de generosidad enorme, y la mayoría son conscientes de ello, porque al participar en este libro van a posibilitar que haya niñas y niños para quienes el libro puede convertirse en una herramienta para poder ser como realmente son. Un acto de generosidad que para cada peque ha tenido la recompensa de aparecer como protagonista en un libro, algo con lo que están encantados.

¿Por qué nos cuesta tanto hablar de la diversidad infantil? ¿A qué le tenemos miedo?
El miedo a la diversidad es el miedo a lo desconocido. Es también el miedo a que las cosas puedan ser de otra manera, y no “como tienen que ser”, “como Dios manda”. Seguramente los adultos nos sentimos más cómodos manejando la educación de nuestros peques, cuando su forma de ser cuadra con nuestras expectativas, con lo que “suele ser”, con “lo que es normal”. ¡La tranquilidad que nos da que “sean normales”! Y no nos damos cuenta de que dentro de la palabra “normal” se encuentra la noción de “norma”. Y el léxico aquí nos juega una muy mala pasada, porque sin darnos cuenta, cuando hablamos de “normal” queriéndonos referir a lo “habitual” (la noción de “normal” estadística), terminamos hablando de lo “normal “ de “norma”, de lo que tiene que ser, inoculando a un término estadístico toda la carga moral que establece lo que está bien y lo que no. Y a través de la noción normal nos deslizamos de “lo que suele ser” a “lo que debe ser”; por ejemplo, como es más habitual que a los hombres les atraigan las mujeres, esto es “lo normal” y de ahí pasamos a que eso es lo que tiene que ser, porque lo otro es lo “anormal”, lo que no tiene que ser, lo que está mal.

Pero la realidad es muy testaruda, porque en la realidad lo que hay es diversidad. Siempre. Pero socialmente, la idea de “lo normal” es una apisonadora que va a pasar por encima de los hechos de diversidad intentando uniformizarlos.

¿Dejamos a los niños y niñas ser niños y niñas?
No les dejamos ser, no, y en dos sentidos, además. Por un lado no les dejamos ser niños, porque como en todo momento les decimos lo que tienen que hacer, y como les tenemos sentados en pupitres mirando una pizarra, memorizando datos que no les interesan, en horas escolares y extraescolares…, no les dejamos jugar, no les dejamos fantasear, imaginar, crear su mundo, seguir sus intereses, aprender, vivir, ser.

Además, no les dejamos ser el niño o la niña que cada uno y cada una es. Porque a través de roles y estereotipos les imponemos cómo han de ser, los niños de una manera y las niñas de otra, los niños masculinos y sólo masculinos, y las niñas femeninas y sólo femeninas. Y de esta manera no van a poder desarrollar su peculiar manera de ser. La manera de ser el niño que soy yo con mis modos y maneras. La manera de ser la niña que soy yo con mis modos y maneras.

¿Cómo rompemos determinados prejuicios?
Para romper los prejuicios hay que dejar de establecer lo que está bien y lo que está mal. Dejar de decidir que las cosas han de ser como yo creo que deben ser. Bajándonos de la tarima, del púlpito. Cerrando la boca y abriendo los ojos, las orejas y nuestra mente. Escuchando y viendo la realidad. Descubriendo y asombrándonos de la maravilla de vida que se despliega delante nuestro. Dándonos cuenta de que la niña, que el niño que tenemos delante de nosotros es un sujeto en peligro de extinción, porque entre los más de 7.000 millones de personas que hay en el planeta no hay nadie como ésa o ése que está delante mío. Es más, en toda la historia de la humanidad no ha habido nunca una persona como ésa, y nunca la va a haber. Asombrarnos ante esta maravilla y ponerlo en valor. El valor de la diversidad. De que cada una, que cada uno, es diferente. Único. Y esto es, además, lo que nos hace bellos, atractivos.

¿Por qué las sencillas frases de los niños y de las niñas nos resultan tan contundentes?
Si bien su elaboración se ha llevado a cabo gracias a una muy trabajada conceptualización sexológica, creo que una de las virtudes que tiene este libro ha sido poder ver y escuchar la realidad sin prejuicios, sin juicios. Y así poder escuchar lo que expresan estas niñas y estos niños. Y lo que dicen es tan contundente porque la realidad es así de contundente. Porque sin necesidad de retóricas complejas, al dejarles hablar, estas niñas y estos niños nos hablan de su identidad, de cómo viven, de sus gustos, de sus miedos, de sus deseos, de los obstáculos con que se encuentran en la vida. ¡Y es tan sencillo y a la vez tan grande lo que dicen! Claro que para poder llegar a ello hay que ponerse en actitud de escucha y darles posibilidad de hablar.

Y este libro además aspira a que madres, padres y educadores, al leer este libro con niñas y niños, se pongan en esta actitud de escucha, abrazando al peque con el que estamos con todas sus vivencias, y se establezca esa comunicación tan necesaria para que puedan crecer y para que podamos acompañarles en su proceso biográfico.

¿Qué dificultades tuviste a la hora de encontrar a los niños y las niñas?
Dificultad, ninguna. Cuando empecé a soñar con este libro y una vez que en mis sueños iba delineándose el formato que podía tomar, me puse en contacto con unas 300 personas de todo el Estado con las que había trabajado en cursos y talleres y compartí con ellas la aventura en la que estaba soñando. De ahí aparecieron las familias que decidieron embarcarse conmigo en esta aventura, que se convirtió así en un proyecto colectivo. En un momento dado, contaba para el libro con bastantes más niñas que niños, y como quería que el número de niñas y niños estuviese equilibrado, busque en círculos más cercanos algunos niños más y enseguida los encontré.

En ese sentido, para mí es bonito constatar que los protagonistas del libro son una muestra de la realidad, más o menos al azar. Que no hemos buscado a los peques que ilustrasen una historia que habíamos decidido contar. Queríamos mostrar la realidad, y este libro es como es porque aparecen las niñas y los niños que aparecen, porque ellas y ellos son no sólo los protagonistas, sino los autores del la historia que se cuenta.

La transexualidad infantil aparece como uno más de los crisoles de diversidad infantil del libro. ¿Los adultos estamos preparados para afrontar este tema?

Como no podía ser de otra manera, y más aún debido a mi propia biografía, la transexualidad es un hecho de diversidad más de los que aparecen en el libro. Afortunadamente, en estas latitudes y en estos tiempos (nada que ver con nacer casi en cualquier otro lugar del mundo, o aquí hace 50 años por ejemplo) es un tema que cada vez está visibilizándose más y para el que cada vez hay más conocimiento para poder comprenderlo y acompañarlo. Por supuesto, hay mucho trabajo por hacer y, de hecho, espero que este libro suponga un paso más en el camino de comprensión y aceptación social de esta realidad. ¡Ah!, los que por supuesto están preparados para afrontar este tema son los peques, que no tienen ningún problema en aceptar esta realidad como otra más de las infinitas realidades que van descubriendo en el mundo.

Cada vez siento más que este libro puede convertirse en una referencia absoluta como recurso básico para trabajar la educación sexual con niñas y niños, tanto en casa como en el aula.

Javier Pizarro
Maestro de Educación Infantil, desde hace más de 15 años en la escuela pública. Acompaño a los niños/as así como a sus familias en el proceso de aprender. Apasionado por la literatura infantil y juvenil, que vista desde un punto desde la aproximación adulta, resulta llena de ironía, sentido común y nos ayuda a reflexionar sobre la educación, la vida y nuestras fantasías. 

Decía José Saramago en su cuento para niños La flor más grande del mundo: “¿Y si las historias para niños fueran de lectura obligatoria para los adultos? ¿Seríamos realmente capaces de aprender lo que, desde hace tanto tiempo, venimos enseñando?” 

Instagram: @javierpizavi
Twitter: @javierpizavi

Campaña 30 años de Libertad Sexual

El Área LGTBI (​ALEAS​) como área de elaboración colectiva LGTBI de Izquierda Unida Castilla-La Mancha​, quiere animar a las organizaciones LGTBI del estado español a hacer memoria de lo andado por una sociedad más diversa, así como a rechazar los intentos reaccionarios de frenar la legalidad de los derechos humanos.

En los últimos años, y con más fuerza en los últimos meses, han salido a la luz normativas contra la discriminación por orientación e identidad sexual y que sientan las bases de la igualdad social de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales. En lo autonómico, provincial y municipal, son hitos en el camino de la lucha por los derechos humanos que nos corresponden.

No obstante, en el camino también responden entidades contra los derechos humanos, algunas de ellas apoyadas por el Partido Popular. Quieren que permanezcamos con la cabeza agachada, humillándonos y culpándonos por querer expresar quiénes somos, como en otros tiempos.

Así, mientras el mundo veía nacer con orgullo los hechos de Stonewall, Franco firmaba la Ley sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social: “Los que realicen actos de homosexualidad” podían cumplir penas de hasta cinco años en “asilos curativos” o “establecimientos de reeducación”, que nunca dejaron de ser cárceles o manicomios.

Sin embargo, ya estábamos caminando sobre las baldosas amarillas: En la clandestinidad, las asociaciones se coordinaban contra esa y muchas otras normas. Muerto el dictador, el empuje social aumentó: La primera manifestación por el Orgullo en Barcelona de 1977, aunque reprimida por las fuerzas del orden, impulsó la derogación de la ley.

El Partido Comunista se hizo eco, por medio del Movimiento Democrático de Homosexuales, de las demandas de los colectivos. Gracias a todos ellos, promovió la derogación de esos artículos que castigaban a homosexuales, que condenaban a las personas trans, que ignoraban a lesbianas, bisexuales, intersexuales… y estigmatizaban y aún estigmatizan en nuestra sociedad la diversidad afectivo-sexual.

La continuidad del trabajo del PCE e Izquierda Unida con las asociaciones LGTBI sirvió y sirve para avanzar en los derechos que la religión y el franquismo nos robaron: La desaparición del delito por escándalo público del Código Penal, las uniones entre parejas del mismo sexo, la despatologización de la transexualidad, el impulso a las leyes autonómicas contra la LGTBIfobia, el desarrollo de planes municipales contra la discriminación…

Hoy, 26 de diciembre de 2016, 38 años después de lograr la despenalización de la homosexualidad, frente a un gobierno del PP que nos reprime, que nos recorta, que nos rechaza, que nos impone su religión, que pacta con PSOE y C’s y encubre a quienes apoyan la vuelta atrás, ALEAS dentro de Izquierda Unida continúa con las asociaciones transformando esta sociedad en un lugar donde expresarnos en libertad, igualdad y solidaridad.


martes, 13 de diciembre de 2016

La violencia sexual es también violencia de género

1 de cada 3 mujeres han vivido situaciones de violencia física y sexual en Europa

En un contexto en que las noticias sobre violencia hacia las mujeres con componente sexual llenan los titulares de los periódicos –recordemos las violaciones múltiples de Pamplona y Córdoba- las 13 organizaciones firmantes solicitan el reconocimiento de esta conducta como violencia de género a todos los efectos, cuando se conmemora mañana el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

¿Qué es la violencia sexual y por qué es necesario hablar de ella?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye en esta definición cualquier acto dirigido contra la sexualidad de una persona y comprende situaciones como tocamientos, roces, agresiones, acoso sexual callejero, exhibicionismo o violaciones. Es una de las manifestaciones de la violencia de género más extendida e invisible y afecta a las mujeres a lo largo de todo su ciclo vital, tanto en el espacio público como en sus relaciones íntimas: 1 de cada 3 mujeres han vivido situaciones de violencia física y sexual en todas las regiones del mundo, incluida Europa Occidental.

La encuesta de la Agencia Europea de Derechos Fundamentales refleja que unas 3,7 millones de mujeres en la Unión Europea han experimentado alguna forma de violencia sexual durante los 12 meses previos a la realización de las entrevistas en el año 2014. Aproximadamente 1 de cada 4 mujeres que tienen o han tenido relación con un hombre han sufrido violencia física y/o sexual por parte de su pareja.

Las manifestaciones que en la actualidad son reconocidas como violencia sexual son: el acoso sexual, las agresiones sexuales (incluido el abuso sexual), la mutilación genital femenina, la trata con fines de explotación sexual, los matrimonios forzados y la vulneración de los derechos sexuales y reproductivos, junto con aquellos comportamientos vinculados con la cosificación de los cuerpos de las mujeres.

España: falta de información y falta de servicios de atención

En España no existen investigaciones públicas en profundidad ni se recogen datos sobre violencia sexual hacia las mujeres de manera sistemática. Aún así, sabemos que durante el periodo 2011-2014, el 85% de las víctimas de estos delitos en nuestro país (27.730) fueron mujeres y niñas, aunque esta cifra sólo se refiere a las agresiones denunciadas, que se estima que suponen apenas un 10% de las totales. Esta falta de datos invisibiliza aún más el problema.

Por otro lado, es importante recordar que la violencia sexual queda excluida de la Ley Orgánica 1/2004, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Esta situación deja a las supervivientes o potenciales víctimas en una situación de desprotección, pues no existe un marco normativo que garantice sus derechos, a la vez que expone a las mujeres que sufren acoso o agresiones sexuales por parte de su pareja o expareja a una situación de indefensión jurídica.
En cuanto a la atención a las mujeres afectadas, es vital reseñar que de las 17 comunidades autónomas que conforman el Estado español, sólo 9 disponen de recursos públicos para víctimas de violencia sexual de género (Andalucía, Madrid, Extremadura, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Cataluña y Valencia). A nivel estatal, no hay un solo centro público de emergencias (24h/7días) especializado en situaciones de violencia sexual. En algunas de las regiones los servicios no están garantizados, sino que son iniciativas privadas dependientes de subvenciones públicas. 

Esta situación genera desigualdad territorial y no garantiza estándares mínimos en todo el Estado. Por todo esto, consideramos que frente a la violencia sexual, hay una escasa respuesta institucional y ausencia de políticas públicas para combatirla.

El Convenio del Consejo de Europa sobre Prevención y Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres y la Violencia Doméstica, conocido como Convenio de Estambul, exhorta a los Estados parte a establecer medidas para la prevención, protección y reparación de las mujeres, niños y niñas víctimas de violencia sexual, así como a la persecución de dicha violencia. Aunque está vigente en España desde el 1 de agosto del 2014 y es de obligatorio cumplimiento, las entidades sociales desconocemos cuáles son las medidas que se están llevando a cabo para su implementación. 

Colectivos especialmente vulnerables

Existen colectivos que por su especial vulnerabilidad están más expuestos a sufrir violencia sexual, como las niñas, las jóvenes, las mujeres transexuales, mujeres mayores, migrantes –en especial aquellas en situación administrativa irregular-, las empleadas de hogar, mujeres con diversidad funcional o aquellas sin hogar o con adicción a drogodependencias.

¿Qué pedimos? 

Un cambio de visión sobre la violencia de género que incorpore la violencia sexual como eje actual de dominación. Eso implica cambios legislativos (penal y ley integral), educativos, y en la regulación de la publicidad, entre otros aspectos. En concreto, solicitamos:

- Revisar la legislación sobre la violencia de género, a fin de incluir otras formas de violencia hacia las mujeres, haciendo especial hincapié en la violencia sexual.
- Recopilar y publicar datos estadísticos de manera sistemática sobre la violencia sexual, prestando especial atención a cómo ésta afecta a los colectivos más vulnerables.
- Impulsar un mecanismo estatal de coordinación que asegure la implementación de la legislación vigente y sirva de cauce de interlocución con las entidades sociales y la sociedad civil. 
- Diseñar planificación normativa que especifique la situación de partida, objetivos, actuaciones, presupuestos, indicadores y calendario previsto para implementar una política integral sobre la violencia sexual hacia las mujeres en el Estado Español. Deberá incluir la elaboración de protocolos de actuación y el desarrollo de una red integral de atención a las víctimas, así como la formación especializada de los agentes sociales implicados. 

Aprovechando la oportunidad que nos brinda la existencia de un Pacto de Estado contra la Violencia de Género, las entidades nos ofrecemos a iniciar un diálogo en el que poder ofrecer nuestra experiencia, nuestro conocimiento profundo y nuestra forma integral entender la problemática de la violencia sexual.


jueves, 1 de diciembre de 2016

APOYAMOS EL RECHAZO A LOS FOLLETOS HOMÓFOBOS Y TRÁNSFOBOS

Rechazo de la comunidad educativa de Castilla-La Mancha a folletos homófobos y tránsfobos


La polémica guía del grupo extremista ultracatólico "Hazte Oír", ha llegado también a los centros castellano-manchegos. Una guía que "fomenta la discriminación al atentar contra la dignidad de las personas". La Junta de Comunidades ha recibido también llamadas de directores de los centros y ha mostrado su "total rechazo" a la difusión de los folletos, apoyando a los directores que se niegan a utilizar los folletos. Pero todavía, la Junta no ha tomado la decisión de PROHIBIR su difusión en centros públicos por atentar contra la libertad sexual de las personas. Quizás Page está esperando a ver que le ordena su confesor.

Exigimos a la Junta que los valores que se deben trabajar en la región son los del respeto, la tolerancia y la no discriminación por motivos como el sexo o la opinión.

Las guías van dirigidas a fomentar en madres, padres y personal educativo, una manera en que se eliminar las normas aprobadas para evitar la discriminación al colectivo LGTBIQ, promover su protección e introducir la diversidad afectivo sexual en las aulas. O sea, para promover la eliminación del derecho de las personas a elegir su diversidad sexual y mostrase sumisos ante el Nazianal - Catolicismo.

Al igual que fuerzas sindicales y profesionales de la educación, desde IU El Casar criticamos los argumentos "homófobos" de los folletos. "Esta guía afirma que estas leyes son una forma 'de adoctrinamiento ideológico', que buscan 'imponer en la sociedad la ideología de género con el pretexto de la no discriminación'. Todo el texto está plagado de referencias, entre líneas, que apuntan a que las leyes LGTBIQ suponen un atentado o ataque contra las personas heterosexuales".

En los folletos además, Hazte Oír se ve "indignada" especialmente por la "normalización" de los distintos modelos de las familias. El grupo ultra comenta en la guía que existen una serie de libros que fomentan el respeto a la orientación sexual e identidad de género, que según ellos, "desorientan" a los niños al imponerles la diversidad sexual. Queremos recordar a Page que la discriminación es una "violación" a los derchos humanos y que si se basa en razones de orientación sexual, como la homofobia o de identidad de género, la llamada transfobia, "se violentan también los derechos sexuales y reproductivos", lo que daña la dignidad.

Recordamos que la Educación Afectiva y Sexual es un aspecto de "gran importancia" en la formación de los niños, al explicar procesos "trascendentales" como la identidad de género. Por eso, exigimos a la Consejería de Educación que actúe para evitar la divulgación del folleto.

Desde Izquierda Unida, el coordinador del área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual, Antonio Andersson, ha señalado que es la falta de persecución del delito de incitación al odio lo que promueve estas situaciones. "Se camufla la homofobia como una cuestión ideológica-moral formativa y no una cuestión de educación en la tolerancia y el respeto propios de una democracia avanzada", asegura.

viernes, 18 de noviembre de 2016

II Jornada sobre Discriminación Laboral y VIH

Hoy es el ULTIMO DÍA PARA INSCRIBIRSE en las II Jornada sobre Discriminación Laboral y VIH que se celebrarán mañana VIERNES 18 de noviembre de 2016, en la Fundación Abogados de Atocha -Salón de actos, 2º planta- (C/ Sebastián Herrera 12-14. Madrid. METRO y CERCANÍAS: EMBAJADORES).




domingo, 3 de julio de 2016

ORGANIZANDO LA REBELDÍA CON ORGULLO

En la cabecera de la marcha han coincidido en su inicio, el candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.


La manifestación ha sido convocada por COGAM y FELGTB, para demandar que se redacte una Ley Integral de Transexualidad y una Ley "antiLGTBfobia" tanto de ámbito estatal como autonómico.


Izquierda Unida El Casar mantiene la tradición de participar en la manifestación y defensa de los derechos del colectivo LGTB y su visualización en una sociedad que recientemente está rebrotando en la violencia contra los derechos humanos de una parte de la sociedad. El camino se construye andando. Queda mucho por recorrer, pero no hay duda que llegaremos a una sociedad justa para tod@s.






En la cabecera de la Manifestación, bajo el lema de “Leyes por la Igualdad Real Ya. Año de la Visibilidad Bisexual en la Diversidad“ marcharon representantes de las entidades organizadoras así como de las instituciones que colaboran y creen en el Orgullo.


A continuación de la cabecera, pudimos encontrar a las asociaciones de la FELGTB y otros colectivos de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales. Posteriormente, se situaron el resto de entidades y organizaciones sociales no LGTB. Tras la parte más reivindicativa de la marcha, pasaron las carrozas que, con su música y su diversidad, crearon el ambiente festivo de la manifestación.

En primer lugar, encontramos las carrozas de instituciones o colectivos, luego las “históricas del Orgullo”, vinculadas directamente con el colectivo LGTB, y por último las de empresas que se comprometen con nuestras fiestas.


MANIFIESTO

Lo hemos vuelto a conseguir. Hemos logrado de nuevo que las calles de esta ciudad se llenen de color, dignidad, alegría, lucha, compañerismo, libertad y respeto; se inunden, sobre todo, de orgullo, de toneladas de orgullo.

Hoy estamos aquí para celebrar que la igualdad de derechos y la convivencia en la diversidad, esa causa que enriquece a toda la sociedad, es cada vez más real.

Hoy nos volvemos a manifestar para celebrar todo lo que hemos logrado, para reclamar todo lo que nos queda por lograr y para poner voz a todas aquellas personas que no pueden hacerlo.

Hoy queremos alzar la voz para que en cada rincón de esta ciudad se escuchen nuestras reivindicaciones… Contad conmigo…

UNO: nos manifestamos porque es urgente la aprobación de una Ley Integral de Transexualidad que atienda a mayores y menores independientemente de su lugar de nacimiento. No podemos permitir durante más tiempo que la transexualidad siga considerándose una enfermedad. Exigimos la despatologización de la transexualidad ¡YA!

Seguimos contando, DOS: nos manifestamos porque necesitamos una Ley de Igualdad LGTBI de que fuerce a las administraciones a tomar medidas proactivas a favor de la visibilidad y de la igualdad de las minorías sexuales.

TRES: nos manifestamos porque urge la aprobación de un pacto de Estado por el VIH y frente al estigma y la discriminación. Tras 30 años de pandemia y de bandazos en los planes estatales, no podemos bajar la guardia.

CUATRO: nos manifestamos porque exigimos medidas efectivas en el sistema educativo para tratar la diversidad sexual y de género. La educación es la clave para una convivencia en igualdad de derechos. Pedimos medidas preventivas frente al acoso escolar por razón de orientación sexual y/o identidad de género, la forma de acoso más frecuente y extendida en la mayor parte de los centros educativos españoles.

Y CINCO: por último pero no menos importante, nos manifestamos este año 2016 por la visibilidad de las personas Bisexuales. Porque la bisexualidad, esa orientación sexual tan desconocida y a veces cuestionada, enriquece a la sociedad y es una parte fundamental de ella. Por ello las entidades que pertenecemos a la FELGTB hemos declarado 2016 como el Año de la Visibilidad Bisexual en la Diversidad.

Las personas bisexuales estamos cansadas de que se nos ignore, de que se nos invisibilice, de que se nos considere incompletas o inmorales. Hablar de bisexualidad es hablar de la capacidad de sentir atracción sexual, emocional y/o romántica por personas de más de un sexo y/o género, no necesariamente al mismo tiempo, de la misma manera o con la misma intensidad. ¡Basta ya del monopolio del monosexismo! Hoy queremos reivindicar la bisexualidad porque con ello exaltamos la riqueza de la diversidad humana.

Hoy nos manifestamos también por los que no pueden hacerlo porque pondrían su vida en peligro, porque las leyes de sus propios países no respetan su dignidad, leyes que les castigan con penas de prisión por mostrar públicamente su orientación sexual y que les niegan su propia identidad de género. Exigimos, aquí, y ahora la despenalización universal de cualquier orientación sexual o identidad de género.

Y nos manifestamos, ¿cómo no?, por las 49 compañeras y compañeros que nos faltan. La homofobia golpeó recientemente con todo su odio a las personas que salieron a divertirse en la discoteca Pulse de Orlando.Las mataron por el simple hecho de ser homosexuales o bisexuales. Las mataron por el simple hecho de vivir su vida de la manera en que eligieron hacerlo. Que sirvan hoy estas palabras y esta celebración de la diversidad como homenaje a todas las víctimas de la masacre de Orlando, así como de todas aquellas personas que fueron y son señaladas por no renunciar a su visibilidad, su libertad y su dignidad.